Todo lo que debes saber sobre la discapacidad auditiva

La discapacidad auditiva o pérdida auditiva es una incapacidad total o parcial para escuchar. No debemos confundirla con la sordera, que significa una pérdida casi total o completa de la audición. La pérdida de la audición puede darse en uno o ambos oídos.

Una persona es discapacitada auditivamente cuando las medidas muestras que  posee perdida auditiva por debajo de los 90 decibeles. Mientas que una sordera se considera cuando esta esta sobre los 90 decibeles.

La perdida de la audición puede llegar a a afectar la capacidad de aprender a hablar y relacionarse. Tanto en los niños y adultos, se pueden tener dificultad para interactuar con otras personas, provocando en algunas ocasiones soledad. La pérdida de audición puede llegar a ser temporal en algunas personas, en otras puede llegar a ser toral. La edad también juega un papel importante en la perdida gradual de la audición.

¿Cómo se desarrolla la audición?

Para saber que tipos de discapacidad auditiva puede padecer una persona, debemos entender primero, la forma en como funcionan nuestros oídos.

Podemos escuchar, gracias a las ondas sonoras que son recogidas, cambiando a vibraciones y llegando como un impulso a nuestro cerebro.

Las partes encargadas de este proceso, son el oído externo, oído medio y oído interno. Cada uno, cumple una función importante en la audición.

Oído externo: podemos encontrarlo en la entrada de nuestro oído. Por este canal, pasan las ondas de sonido por el canal auditivo hacia el tímpano.

Oído medio: Esta se ubica en la parte central del odio. Consiste en una especie de cámara cerrada antes de ingresar al tímpano. En ella se ubican órganos parecidos a huesos que permiten a las vibraciones pasar al interior.

Oído interno: En el oído interno se ubican los receptores de las ondas sonoras. Estos receptores consisten en células pequeñas cubiertas en una especie de líquido. Las cuales son estimuladas por las sondas que provienen del oído medio por el movimiento de las huesillos o huesos. Por último, todos estos movimientos, envían un impulso electrico al cerebro que termina por interpretar las ondas de sonido.

Clasificando la discapacidad auditiva

Ahora que sabemos como funciona la capacidad auditiva, describiremos los tipos de discapacidad auditiva que puede sufrir una persona. Estos pueden presentarse discapacitado o disminuyendo la acción de algunas partes de las zonas que componen el oído. una discapacidad auditiva conductiva implica algún problema en el oído externo o medio. Otro tipo de discapacidad auditiva, es la perdida neurosensorial de la audición, esta implica algún problema en el nervio auditivo o del oído interno.

Discapacidad auditiva neurosensorial

La discapacidad auditiva neurosensorial es mu común entre las personas con discapacidad auditiva. La falta de sensibilidad al sonido, claridad y falta de poder interpretarlo es lo que se suele experimentar. En general, este tipo de discapacidad auditiva, produce una perdida lenta y gradual de las terminaciones nerviosas y receptores a lo largo del canal auditivo.

Discapacidad auditiva conductiva

Una perdida auditiva conductiva, es generalmente ocasionada por problemas en el tímpano, infecciones o enfermedades al oído medio. La perdida auditiva conductiva puede manifestarse con una mejor escucha ante el ruido y una pérdida de la audición mientras se esta en silencio. Cuando se habla por medio de algún teléfono puede escucharse normalmente.

Discapacidad auditiva mixta

La pérdida auditiva de una manera mixta, explica una manera en que se puede padecer de una disminución neurosensorial o conductiva de la audición. Una de las causas de este tipo de pérdida auditiva, puede ser originada por infección, causando pus, sangre o líquidos en el oído. Enfermedades como la otitis media están entre las primeras causas. Si vemos como transcurre el avance de esta condición, apreciamos que la perdida puede comenzar con la perdida auditiva del oído medio, llegando al oído interior, afectando o deteriorando el enfoque neurosensorial.

¿Que causa la discapacidad o pérdida auditiva?

El perder parte de la audición, puede deberse a causas externas, así como obedecer a factores genéticos. Es necesario siempre realizarnos medidas y exámenes médicos para descartar o tratar algunos de estos factores.

El Ruido

Exponer regularmente nuestro oído a ruidos y ondas de sonido extremadamente fuertes, terminan por aumentar los riesgos de padecer una perdida auditiva parcial o completa. Las exposiciones a largo plazo son los mas comunes de los casos que se presentan. Las terminaciones nerviosas estas entre las principales afectadas,impidiendo que las sondas sonoras sean procesadas y enviadas al cerebro para su interpretación.

Genética

Las pérdidas auditivas pueden deberse en algunos casos a factores genéticos. Esta condición puede afectar las estructuras del oído interno. La genética hereditaria influye en gran medida sobre la forma que tendrá el oído externo, interno e interior. De esta forma, los bebés pueden padecer de alguna condición auditiva desde que nacen, conforme el niño crece puede ir desarrollando un pérdida gradual de  la audición hasta la madurez.

Infecciones

Una infección viral puede afectar gravemente y causar la pérdida auditiva en los bebés y personas adultas. En muchos casos, esto suele ser repentino o darse gradualmente en corto tiempo.

Envejecimiento

Un envejecimiento normal puede dar paso a una pérdida de la audición. La disminución de las acciones y alcance de las células y partes que componen el oído termina por afectar el procesamiento de las sondas sonoras. Otro problema relacionado, puede ser algún problema cerebral que impide el desarrollo neurosensorial que empieza por el oído externo.

Agentes externos

Los agentes externos como los medicamentos o sustancias químicas, pueden alterar el funcionamiento y composición de las células y líquidos en el oído medio e interno. Como consecuencia, la presión puede verse afectada y un desequilibrio ne la capacidad auditiva se hace presente.

Accidentes

Los agentes externos como accidentes o lesiones, exponen no solo el oído externo. En ocasiones, estos pueden tener repercusiones sensoriales, afectando la manera en que el cerebro procesa neuro-sensorialmente las sondas sonoras.

Problemas autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes o ataques autoinmunes también puede ocasionar pérdida de la audición. De manera gradual, el sistema  inmunitario ataca las células y partes del oído medio e interior. No se sabe muy muy bien porque sucede esto. Los ataques pueden llegar a ocurrir en cualquier parte del cuerpo y existen más de 80 tipos de estas enfermedades.

Previniendo la discapacidad auditiva

La discapacidad auditiva puede disminuir con el paso el tiempo y la llegada de la vejez. Queramos o no, la mayoría de personas tendrán una disminución en la recepción auditiva. Para evitar que esto repercuta de forma moderada, podemos emplear los siguientes consejos:

Proteger siempre nuestros oídos. Ante ruidos fuertes o evitando el ingreso de materias o sustancias ajenas que puedan afectar el oído medio o interno.

Las dietas con alto contenido de grasa o sal pueden aumentar los peligros crónicos y enfermedades de la diabetes. Las consecuencias pueden ser la pérdida parcial de la audición. Una dieta baja en estos contenidos será más saludable.

El acto de fumar disminuye el flujo sanguíneo de las arterias cercanas a oído interno. Esto quiere decir que tiene una repercusión notable en un área sensible del oído. Sin ir más lejos, los cigarrillos electrónicos y el acto de vapear generan una conducta de respirar el humo del tabaco y genera más adicción en el futuro. Todo esto aumenta los riesgos de padecer alguna pérdida auditiva.

Una personas que siente cansado o enfermo, conoce cuales son sus límites, no debe forzar su audición mas de lo habitual. Cuando se presentan los primeros síntomas, es bueno acudir a cardiólogo o médico especializado. El analista podrá aconsejar tratamientos adecuados o productos que ayuden una mejora de la audición.

Los audífonos medicados son muy usados por personas que sufren una discapacidad auditiva grave.

Detectar alguna discapacidad auditiva por medio del cribado

El cribado es una técnica de medición de la escucha auditiva. Someterse a esta prueba ayudará a determinar el nivel de audición en cada oído y la capacidad de descifrar los sonidos externos como las palabras. los niveles de esta prueba, se miden en decibeles. Mientras menor sea el resultado, mejor será la audición de la persona.

 

Consultas: uihc.com  vikaspedia

Comentarios

X